¿Y si salís de tu zona de confort? / Blog personal • Chiavassa Pablo

¿Y si salís de tu zona de confort?

Inicio / Blog / ¿Y si salís de tu zona de confort?

El cambio es la esencia de la vida. Es renunciar a lo que somos por lo que podremos llegar a ser.

Ayer, cuando me levantaba y retomaba las redes sociales, me encontré con un extracto que me llamó mucho la atención. Hablaba sobre el cambio, esa palabra a la cual muchos le tenemos miedo. Ese miedo por no tener la capacidad para ver el futuro, por no saber qué vamos a hacer, por si las cosas salen mal o por lo que sea.

El texto decía lo siguiente:

Cuando sea tiempo de hacer un cambio, el universo te pondrá en una situación tan incómoda que no te quedará otra elección más que salirte de donde estás. Cuando no estés feliz en una situación, no te quedés en una fase de negación tratando de hacer que todo funcione. El mundo tiene mejores planes para vos, sólo tenés que confiar en el proceso y hacer tu parte para alinearte con las cosas que realmente querés. El resto solo será historia.

Hace poco más de un año decidí cambiar e irme de viaje, fui una de esas personas que largó todo lo “seguro” para adentrarse en un mundo totalmente desconocido. Obviamente, el qué dirán llegó apenas la noticia se divulgó.

“Estás loco”, “¿y el trabajo?”, “¿qué vas a hacer allá?”, “¿y si te pasa algo?”. Hoy recuerdo con cierta gracia esas preguntas ya que las mismas personas que las formularon a los pocos meses me felicitaban por mi valentía y envidiaban de manera sana mi decisión. Más de uno decidió volar y eso me pone contento por ellos.

En marzo volví a pegar el volantazo, tomé las riendas de mi vida nuevamente y decidí empezar de nuevo en lo laboral. Con temor de lo que pudiera pasar pero mirando de reojo mi salida de la zona de confort anterior, decidí que no quería hacer lo que los demás quierían para mi vida.

Para sorpresa propia, la vida te entrega más rápido las respuestas que estás buscando cuando das el paso hacia la libertad. Las oportunidades aparecen a la vuelta de la esquina, la neblina espesa que no deja ver el camino se esparce y ves como todo sigue su cauce. Empiezan a aparecer personas esperando para abrirte puertas, la senda comienza a iluminarse cual pista de despegue de aviones fuese y el suelo no es inestable, se vuelve tan duro como el carbino.

Cambiar nos permite ser. Nos hace enfrentar miedos y utopías que solo existen en nuestra mente. Nos obliga a pensar y crear nuevas oportunidades, nos desarrolla y nos hace conocer el mundo. Aumenta nuestra capacidad cognitiva, nos volvemos más inteligentes…  aunque sea un poquito.

Salir no es tarea fácil; conlleva su trabajo, compromiso y dedicación. Pero sé que todos tenemos la condición para lograr lo que nos proponemos cuando visibilizamos lo que más ansiamos. La cuestión está en si somos capaces de arriesgarnos, eso depende de cada uno. Podrán empujarnos con mucha fuerza pero si no soltamos nosotros, todo esfuerzo por intentar ver la felicidad donde no la hay es en vano.

Ahora te pregunto: ¿y si salís de tu zona de confort?


Publicada por Chiavassa Pablo el 8 mayo, 2018